Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies cerrar
Imagen de sección
Imagen de sección

El horreo asturiano

 

 El hórreo es una construcción destinada a guardar y conservar los alimentos, alejados de la humedad y de los animales para mantenerlos en un estado óptimo para su consumo, se caracteriza por mantenerse
levantado sobre pilares o pegollos para evitar la entrada de humedad y de animales (especialmente ratones y otros roedores) desde el suelo y por permitir la ventilación a través de ranuras en las paredes perimétricas. Dentro se suelen guardar el grano, las frutas y hortalizas, la matanza y aperos agrícolas, además bajo él se suelen encontrar también el carro, el arado o la leña recogida para el invierno.

 
 

El hórreo está compuesto por un cuerpo de forma cúbica cerrado por tablas verticales y con un techo a cuatro aguas que puede ser de teja, pizarra o paja de centeno, dependiendo de la zona, pero siempre rematado en un pico. Se alza sobre cuatro o más pegollos de piedra o madera con forma de pirámide truncada de cuatro caras, entre estos y la base se colocan unas losas horizontales, las muelas que impiden subir a los roedores.  Se accede a él por medio de una escalera de piedra (patín) separada a cierta altura del hórreo. La puerta de entrada suele estar orientada al este o al sur con el fin de evitar las inclemencias del tiempo.

 

 En 1918 el antropólogo polaco Eugeniusz Frankowsky registra el uso de graneros aéreos en el norte de la península Ibérica, región de los Alpes, península Escandinava, área de los Balcanes, África subsahariana, Persia, Sureste Asiático, Japón, península de Kamchatka y áreas del estrecho de Bering, empleados para la conservación del cereal.
La especificidad del hórreo como tipología reside en su unión con el cultivo del maíz y a su maduración y secado en zonas de clima atlántico.                                                  
 El uso del hórreo se extiende por buena parte del norte de la península Ibérica, con especial abundancia en Galicia y Asturias, en donde la pronta llegada de un invierno largo, frío y húmedo obligo a realizar cosechas tempranas.
Las fuentes documentales demuestran que el hórreo antaño su extensión fue mucho más amplia, y que su abundancia fue mayor que en la actualidad. Su peculiaridad estriba en la carencia de corredor, en la reducida talla y la escasa altura libre interior.                   
Asturias dispone de un régimen específico de protección de hórreos, paneras y cabazos recogido en la Ley del Principado de Asturias 1/2001, de Patrimonio Cultural, en la que se prohíbe la construcción de hórreos desvinculados de la vivienda, que los de nueva factura deberán adecuarse a los materiales y características constructivas y morfológicas tradicionales de estas edificaciones.
En asturiano se denomina hórrio, horru u horro. El uso del hórreo fue exclusivo de las clases más acomodadas, pero proliferó a partir de la época renacentista, debido al aumento de la producción de la tierra.

 

 
Hay tres estilos de decoración en los hórreos, el más antiguo Villaviciosa, pues adorna hórreos de los siglos XV y XVI con pinturas y tallas en las vigas y tablas de sus paredes. Las tallas consisten en motivos geométricos en uso desde épocas prerromanas; las pinturas se componen de rosetones, líneas de triángulos y series de semicírculos secantes. El estilo Carreño, a partir del siglo XVIII se construyen grandes paneras en la zona costera del centro de Asturias, cuyas fachadas están cubiertas por una abigarrada talla de florones, jarros y formas geométricas pintadas en vivos colores. El estilo Allande, en el occidente de Asturias aparece también en el siglo XVIII,  las paneras y sobre ellas una decoración reducida a grandes discos tallados en las paredes. Hay discos solares, rosetas y cruces junto a tetrasqueles y entrelazos

 

La panera es el otro granero tradicional en Asturias. Los primeros documentos sobre ellas son de la segunda mitad del siglo XVI, siendo su desarrollo en el siglo XVII. 
La aparición de la panera es posterior a la del hórreo, siendo una evolución de este al aumentar la producción agrícola en el siglo dieciocho debido a la generalización del cultivo de plantas traídas de América como el maíz y la patata. Al adaptarse estas planta tan bien al clima atlántico aumentó la producción y con ello la necesidad de espacio para almacenarla bien dentro o colgando riestras en sus paredes o corredores, nacidos estos de la necesidad de caminar alrededor de sus paredes

 

 La panera es una evolución del hórreo, cuya planta aumenta de tamaño y longitudinalmente hasta hacerse rectangular. Esta modificación implica cambios estructurales. Lo más llamativo de la panera es que los pegollos aumentan de cuatro a seis, o más, y la cubierta se remata con una viga cumbrera, manteniéndose a cuatro aguas con forma rectangular.
Es ya en el siglo XVIII cuando se incorporan los corredores exteriores.   La diferencia fundamental entre hórreo y panera estriba en que el primero es de planta cuadrada y apoyos en sus cuatro esquinas con cuatro pegollos, mientras la panera es de planta rectangular y además de estos cuatro apoyos lleva otros en sus lados más largos, es decir seis o más pegollos.
El tejado en el caso del hórreo se realiza con la unión en su punto central de los cuatro aguilones llamado moño, en el caso de la panera se unen los aguilones con dos moños de piedra, llevando unas tijeras de estos a las paredes de la panera, la unión de los cuatro aguilones se realiza mediante una pequeña viga llamada cumbre o viga cumbrera.

 

 La diferencia fundamental entre hórreo y panera estriba en que el primero es de planta cuadrada y apoyos en sus cuatro esquinas con cuatro pegollos, mientras la panera es de planta rectangular y además de estos cuatro apoyos lleva otros en sus lados más largos, es decir seis o más pegollos. El tejado en el caso del hórreo se realiza con la unión en su punto central de los cuatro aguilones llamado moño, en el caso de la panera se unen los aguilones con dos moños de piedra, llevando unas tijeras de estos a las paredes de la panera, la unión de los cuatro aguilones se realiza mediante una pequeña viga llamada cumbre o viga cumbrera.

 

 
En la comarca del Eo-Navia y en el sudoeste de Asturias, se encuentra una variante tipológica de hórreo que es el cabazo caracterizado por el uso de cubiertas vegetal.  Su origen es prerromano, presumiblemente celta. La pallozas tienen similitudes con las casas redondas de la Edad del Hierro de Gran Bretaña o con las edificaciones de la cultura castreña El nombre de palloza es en realidad una deformación del término gallego «palloza», recogido por primera vez a fines del siglo XIX por etnógrafos como el alemán Fritz Krüger, refiriéndose al material con que se realizaba la techumbre de la edificación  La denominación tradicional de estas construcciones es cabanas (casas) de teito o cabanas de teitu o simplemente teitos.
Esta denominación es utilizada en Asturias y León, mientras que el nombre de palloza se escucha con normalidad en Galicia.   Finalmente los especialistas en el tema se han decantado por usar este nombre de palloza para denominar esta construcción tan peculiar y con características diferentes de los otros teitos entre los que se puede incluir las cabañas, los hórreos y otro edificios auxiliares.

 

Nube de etiquetas

abedul acero acuarela Adhesivos adultos ajustables,tirantes Alegorico alegoricos Ambar amor Anillos antelina antiguas arcilla Armas Arteastur Artesania astur-celtas Asturias azabache azul Azulejo bañada Bandas Banderas baño barcos Bases Bebidas Biblioteca bisuteria blanca Bolsas Bolsillo bordados bronce brujeria Cadenas Cajas Camisetas Cantautores Caramelos Carboncillo carton Cassettes castaño Caucho Celta cera Ceramica Chubasqueros Ciguas circonitas cobalto cocina Colección Colgantes collar Collares color colores comic Complementos Conchas Conjuntos Construcciones convenciones Coral Covadonga Cristal Cruz Cuadros Cuartetos Cubrecabezas Cuchillos Cudillero Cuero cuero Cultura Decoración decoradas Destacados diseño Diseño,creación,esmaltes duras DVD Editorial Elementos emblemas Empresas Enmarcacion Escanciadores Escudos Esmaltes Estuches Etnografica Fauna Fibra fiesta Figuras fimo Folk Formato Fotografia Fotoposters fusion gaitas Gaiteros Gargantillas Gastronomía geograficas gijonesa goma Grabados Guias guias Habaneras Historia historico-religiosos Horreos Identidad Idiomas Imagen Imanes imitación Impresion impresos infantil institucional Instrumental Jarras jovenes Joyeria juvenil larga laser Laton leyendas Libros Liquidación Lirico litografias Llaveros Llingua Lotes Lugares macizo Madera Madreñas manga Mapas Maquetas mar materiales Mecheros Medallas metal micras mina Mitologia montaña motivos mujer Muñecos Música natural Nautica Navajas Navidad niños Ochotes Ofertas oficiales oficina Oficios Oleos oral original originales Oro Pantalones,bermudas,bañadores Papel paraiso Pasta pastas Pastel pastel/acuarela Pegatinas Peluches Penacaros Pendientes Percusion Perlas Personajes personales Personalizada Picu Piedras Pinin Pins Pintura Placas plastificados Plata Plumilla policromadas Polos Popular Porcelana portadores Postales Posters Prerromanico presentacion presion productos protectoras protocolo Puleras Pulseras Quesos Quiastolita Recopilatorios recuerdos refractaria Regalos Religiosa Relojes resina revista Rock Rosarios semirigidas Señas serigrafia sidra Simbologia Sinfónica sobremesa Sudaderas tallada Tallas Taramundi Tarjetas taza Teitos Textil Tonada tradicional traje Turquesa Urriellu Varios Vasos Velas Victoria viento Villancicos Virgen zapicas